12/05/2020      

 4 motivos para nunca dejar de llevar joyas 

Las joyas que eliges te definen y ahora que nuestra vida ha cambiado tanto, también ha cambiado nuestra forma de vestirnos y de expresarnos. Hemos empezado a vestirnos para nosotros (y para alguna que otra reunión online o sesión fotográfica personal), a fijarnos más en los detalles y a revalorar todo lo que tenemos en nuestros armarios y joyeros. La cuarentena está teniendo su lado bueno y es que, mientras las joyas vuelven a demostrar que son el mejor aliado de cualquier momento, nosotros nos reinventamos, nos redefinirnos y dejamos de lado ciertos miedos para dar rienda suelta a nuestra creatividad. En cierta medida, delante del espejo nos vemos mejor que nunca, y las joyas tienen mucho que ver si hablamos de una “nueva vida” en todos los sentidos. 

1. Una nueva manera de definirnos 

 

El confinamiento ha cambiado nuestras vidas, está claro, y también nuestra rutina. Lo más importante, es que el confinamiento nos ha regalado dos claves que perdurarán en el tiempo, incluso cuando volvamos a la “nueva normalidad”. Por un lado, muchos hemos implementado el teletrabajo en nuestro día a día y, con ello, las reuniones vía Zoom, FaceTime, Google… el encuadre de un ordenador o de un móvil son ahora nuestra herramienta para dejar ver lo mejor de nosotros mismos, para expresarnos. Los detalles que se pueden ver a través de esa pantalla son nuestra mejor forma de definirnos y, ¿quién juega el papel más importante? Las joyas. Piénsalo. Tienes una reunión de trabajo mañana, te pones una camiseta y un buen blazer y dejas que el broche de oro recaiga en unos buenos pendientes, como los pendientes Péndulo, geométricos a la par que llamativos, los pendientes Miscelánea, con una caída especial, o unos pendientes con un diseño original, como los pendientes Serapis… Este detalle también es el primero en el que se fijarán los que estén al otro lado de la pantalla. ¿Qué quiere decir esto? Que las joyas son, ahora más que nunca y siempre, el complemento por excelencia para sacar lo mejor de nosotros. 

 

Y también lo son para vernos nosotros más guapos, con más magia. Porque si otra cosa nos está dejado el confinamiento es la habilidad de sacar toda nuestra creatividad. Instagram ha sido la otra ventana para definirnos; siempre lo ha sido, dirás… y es verdad, pero ahora hemos cambiado la forma en la que lo hacemos y hemos empezado a fijarnos más en todos los detalles que se encuadran en la foto. Dicho de otra manera, hacernos fotos a nosotros mismos nos ha llevado a conocernos mejor, a entretenernos, a experimentar ciertos looks e incluso nos ha llevado a crear contenido diferente que hasta ahora no nos habíamos planteado… Las fotos en el espejo (con una combinación ganadora compuesta por el colgante Helios & Selene y el collar Hanami), donde los detalles vuelven a marcar la diferencia, las fotografías en primer plano, los bodegones… en cada uno de los nuevos experimentos fotográficos para no dejar morir nuestras redes sociales ha habido un denominador común: las joyas otra vez. 

 

En definitiva, la cuarentena está siendo la mejor aliada para descubrirnos a nosotros mismos estilísticamente hablando y, con las joyas en primer plano. (Sobre todo si hablamos de aquellas que son mágicas y especiales, que forman parte de nosotros). 

2. Joyas de toda la vida que son parte de ti

 

¿No pensarás dejar de llevarlas ahora, no? Son historia y recuerdos, son tu y todo lo que forma parte de tu vida… Si algo tienen las joyas que pocos complementos pueden tener es ese poder de guardar recuerdos para revivirlos cuando quieras, ese poder de escribir historias, incluso después de décadas. En momentos complicados, la parte más sentimental de un complemento nos hace vibrar y esas joyas cobran más valor, se vuelven más especiales, sobre todo, si nos recuerdan a un ser querido. No dejes de llevar esos amuletos ahora, ni nunca. Es lo más especial que puede haber en tu joyero y si en algún momento dado las heredaste, no fue precisamente para dejarlas apartadas, si no para seguir dándoles la vida que se merecen. 

3. El momento perfecto para apoyar el comercio local

 

En situaciones difíciles es cuando realmente tenemos que mostrar nuestro apoyo y nuestro agradecimiento a las cosas bien hechas, a las marcas y diseñadores que aportan creatividad. El comercio de proximidad nos necesita ahora más que nunca y, si son ellos los que nos ofrecen producto de calidad, con un proceso de creación transparente y desarrollado en pequeños talleres que también están sufriendo esta situación… ¡por qué no íbamos a ayudarles! Son muchos los motivos para invertir en este tipo de productos pero el primero empieza por nosotros mismos. Regalar unos pendientes que destaquen por un diseño diferente, como los pendientes de constelaciones, autoregalarte un anillo que se convierta en un esencial para ti, como el anillo Hoba o el anillo Estrella Polar… en definitiva, apostar por la creatividad y la diferenciación que te aportan las marcas locales. 

4. Cuando tendencias y fondo de armario se alían

 

Las tendencias seguirán formando parte de nuestras vidas, y seguiremos en su búsqueda para estar al tanto de lo último como siempre nos ha gustado hacer… pero lo cierto es que, si todo está cambiando tanto, también lo hará nuestra forma de consumir. Lo haremos con más cabeza, sabiendo que compramos y cuantos años de vida podrá tener… es decir, querremos tendencias sí, pero también valoraremos más esos fondos de armario que son atractivos, y que nos salvan estéticamente en cualquier ocasión. 

 

 

Beatriz Badás Álvarez

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

PAYMENT:

© 2015- 2020 La Cabellera de Berenice

Suscríbete a nuestro newsletter