25/10/2021      

¿Cuánto sabes de Halloween, la “noche de brujas”

 

Halloween siempre llega cada año para recordarnos que este día es mucho más que una celebración, es también un día cargado de símbolos que van más allá de las famosas calabazas o el “truco y trato”. Halloween es, en realidad, la “noche de brujas” y no podíamos pasarlo por alto teniendo en cuenta que las brujas son fuente de inspiración en La Cabellera de Berenice e incluso han marcado alguna que otra pasarela de moda. Descubre todo lo que está detrás de este mito lleno de magia y celebra Halloween por todo lo alto. 

 

Mitos, rituales, costumbres… Halloween es una celebración y también una leyenda con sus raíces en Reino Unido. Se cuenta que las brujas se reunían en aquelarres dos veces al año, teóricamente convocadas por el Diablo y, tras esto, Halloween es la noche en la que se da la bienvenida a un nuevo año de bujería ya que las brujas de Halloween simbolizan que en esta noche de octubre los poderes y la brujería está en su nivel más alto. La magia de esa noche, aunque en la actualidad la relacionemos con el terror, se relaciona con la brujería y sus tradiciones vinculadas a los antiguos druidas celtas. 

collageport.jpg

 

Y, aunque sabemos que nos queda un poco lejos, existe un lugar con mucha historia que contar y en el que se celebra Halloween por todo lo alto, incluso se podría decir que allí es Halloween todos los días. Hablamos de Salem (sí, como el gato de Sabrina), una ciudad de Massachussets, conocida como 'La ciudad de las brujas’. En 1692, después de que empezaran a suceder hechos extraños, en esta ciudad tienen lugar los históricos Juicios de Salem (la caza de brujas más famosa de la historia), en los que 20 personas inocentes fueron ahorcadas, siendo el único pecado la brujería. 

 

La verdad que parece que todo da un poco de miedo, pero para entender que no es así, repasamos como y porque las brujas son fuente de inspiración infinita. En 2019 lanzamos la primera colección inspirada en el mundo de la brujería y el esoterismo, Presagio; y fue entonces cuando le dimos a las brujas el protagonismo que se merecían. Y es que es necesario apreciar esta cultura con otros ojos puesto que las brujas se convierten en un símbolo feminista y las reconocemos como mujeres poderosas y libres. 

collage1.jpg

Quizás por esto incluso la industria de la moda se haya servido de esta fuente de inspiración en diferentes colecciones y desfiles: Witches fue la propuesta FW de 1983 de Vivienne Westwood; los juicios de Salem de los que hemos hablado sirvieron de inspiración a Alexander McQueen en uno de sus desfiles más recordado, el de SS 2007; o las brujas de Yves Saint Laurent en 2013. Se dice que esta fascinación de la moda por la brujería subraya esa mirada feminista; cómo dijo Comme des Garçons en 2016, “las brujas son esas mujeres poderosas que no son comprendidas”. 

 

Sin olvidarnos de otra de nuestras fuentes de inspiración, la mitologia griega, con Hécate como la reina de las brujas. La cultura griega dotó a Hécate de diferentes poderes y su imagen más conocida es la de una mujer con tres cabezas, representando a una niña, una adulta y una anuncia; un hecho que se relaciona directamente con el ciclo lunar. 

collage2.jpg

3 joyas para una noche mágica. 

 

Saca la bruja que llevas dentro y tu lado más místico. Celebra esta noche mágica y combina tu look con una (o todas) de estas joyas:

 

1. El collar. Seguramente ya sepas de que collar vamos a hablar… El pumpkin. Los pequeños cristales que le dan forma nos recuerdan directamente a las calabazas propias de octubre por lo que… es una pieza clave y con el que acertarás seguro. 

 

2. Los pendientes. Llegaron con la colección Presagio y son otro must para una noche de Halloween; los pendientes Péndulo nos trasladan directamente a un mundo de brujas, cartas y magia. 

 

3. La pulsera. Si en la mitología griega las brujas se relacionan con el ciclo lunar, no podemos olvidarnos de la pulsera Elipse, con un pequeño charm en forma de luna que se ajustará a la perfección con tu look y le aportará ese toque místico. 

 

 

 

 

Beatriz Badás Álvarez