20/11/2019      

Serendipia, invierno 2020. 

Un descubrimiento afortunado, 

valioso e inesperado. 

La nueva colección Invierno 2020 de La Cabellera de Berenice nace bajo el nombre de Serendipia, un descubrimiento inesperado que se revela en forma de joyas inmortales, sin género, y que guarda un par de secretos. Presentamos nuestra colección más minimalista que nace a partir de una reivindicación que nos ha llevado hasta aquí. 

 

 

Cuando hablamos de joyas parece que es obligación inclinarse hacia un público femenino, y aunque siempre hemos diseñado para las mujeres, cierto es que el público masculino ha visto nuestras joyas con otra perspectiva, decidiendo llevarlas sin hacer caso de posibles etiquetas. Gracias a estos chicos que se han olvidado de normas y prejuicios, que se han propuesto mostrar su personalidad a través de complementos tan especiales como una joya diferente, descubrimos una nueva manera de lucir nuestras piezas, sin etiquetas, sin género, para ellas y para él. ¿Por qué Serendipia? Por esto, porque la propia palabra lo dice todo y porque el gran descubrimiento, totalmente inesperado, ha sido ver cómo el público masculino luce estas joyas rompiendo con cualquier estereotipo y haciendo de cada pieza un complemento especial que, de la misma manera, guarda recuerdos y valores. Y es que al final es eso, da igual quién o cómo, las joyas nunca pierden su esencia si sabemos apreciarlas. 

La inspiración 

 

Serendipia nace como una declaración de las joyas sin género, como una reivindicación para acabar con todas las reglas preestablecidas y ser nosotros mismos quienes escribamos nuestros códigos. Y como un descubrimiento inesperado, el que nosotros mismos hemos sentido. 

 

Así es que, esta colección es la más minimalista en el sentido concepto y también fotográfico, ya que la campaña ha centrado su foco principal en un estilo limpio, cediendo el protagonismo a las nuevas joyas que mucho tienen que contar. La piel se vuelve protagonista como elemento imprescindible para comunicar el poder de una joya y su especial manera de elevar cualquier estilismo y entre tonos nude, el rojo nos sorprende, quizás para adelantarnos a la navidad, o quizás para demostrar esa fuerza indiscutible que sentimos cuando lucimos una pieza que nos identifica. 

 

Por otro lado, el gran tema de la colección es introducir, por primera vez, a un chico, usando incluso joyas de colecciones pasadas con el propósito de lanzar un mensaje: ¿Quién dijo que las joyas deben llevar etiquetas?. En definitiva, Serenpidia cobra vida y sentido a partir de sucesos y momentos inesperados, a partir de primeras veces y con el objetivo de descubrir una nueva manera de llevar, y entender, la joyería.

Las joyas

 

8 joyas, inspiradas en el sol y la luna y en héroes griegos; 8 joyas en oro y en plata que, aunque basadas en el minimalismo, guardan más detalles que nunca. Desde formas geométricas, pasando por otras que pueden parecer complicadas a primera vista pero que ofrecen un efecto único, hasta piezas con efectos mágicos.

 

La principal joya de Serendipia son los anillos, todos ellos diferentes pero con un denominador común: recuerdan a esos anillos con piedras engarzadas, diseñados con un proceso de creación como si el objetivo final fuera el de colocar estas piedras, pero con un acabado diferente al no llevarlas. (Además, hemos aumentado en tallas y cada anillo se diseñará hasta la talla 18).

 

El anillo Ícaro es, sin duda, uno de los más especiales, por su forma como si de un lingote cuadrado se tratara, o el anillo Minos, a juego con un brazalete, que representa a la perfección la otra gran sorpresa de esta colección: el de romper un clásico tabú en la joyería para lucir un anillo detrás de otro, pero con el efecto de combinar plata y oro. ¿Por qué no?. Y el más pequeño de todos, el anillo Teseo, también con un brazalete con el mismo diseño, que a pesar de su tamaño cobra importancia por sus complejos detalles, elaborados con esmero, cariño.

La otra joya de la colección es el colgante Elios y Selena, inspirado en un precioso mito griego, el de dos amantes. Su forma y sus detalles, con la luna y el sol grabados, hacen de esta pieza el nuevo amuleto. 

 

Por último, el conjunto Nereidas, compuesto por un fino collar a juego con una pulsera, en el que las perlas son las reinas. Un toque femenino que, a su vez, resulta ser un toque extra para ellos. Si hablamos de dejar a un lado los estereotipos, confirmamos que estas dos joyas lucen genial tanto en ellas como en ellos. Porque las perlas tampoco entienden de género, ¿verdad?. 

 

Y tú, ¿estás dispuesto a romper reglas y descubrir algo nuevo? 

 

 

Beatriz Badás Álvarez

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

PAYMENT:

© 2015- 2019 La Cabellera de Berenice

Suscríbete a nuestro newsletter